Rolex Submariner, ¡Forever young!

Rolex, desde su creación en 1905, no ha cejado en su empeño de diseñar multitud de relojes destinados a ‘vivir eternamente’. Pero, como suele suceder, uno de los modelos destaca sobre todos los demás. Nos referimos al Submariner, el primer reloj resistente al agua de la historia que, a pesar de cumplir ya sesenta primaveras, sigue siendo el complemento predilecto de muchos sibaritas.

Los cronógrafos Rolex ‘Sub’, como se les denomina comúnmente, han evolucionado desde el primer modelo hermético del 1953, pensado para soportar inmersiones de hasta 100 metros. A día de hoy los modelos resisten con facilidad los 300 metros y han experimentado 11 modificaciones esenciales para convertirlo en el complemento masculino indispensable sin traicionar el espíritu deportivo del original.En la última adaptación, además del ligero rediseño de la caja, se utilizaron para su fabricación materiales como el Cerachrom (cerámica prácticamente imposible de rayar), se le incorporó el cierre de seguridad de última generación Oysterlock y el sistema de correa Glidelock, que permite ajustar la longitud de la misma sin necesidad de herramientas específicas.

No deberíamos ni mencionarlo siquiera, pero por si hay algún despistado en la sala, es evidente que el importe de cualquier Rolex no se asimila al de cualquier reloj ordinario. Eso sí, se trata de toda una inversión en toda regla, sobre todo si tenemos en cuenta que los modelos vintage han vuelto a revalorizarse.