Proyecto XXL de Lürsen

El astillero alemán Lürsen, uno de los grandes especialistas del sector náutico dedicado a la construcción de embarcaciones de gran eslora, deja ver destellos de su proyecto de yate XXL. El nombre en clave del diseño de la embarcación es Azzam y, por lo poco que se ha dejado entrever, se convertirá en el barco privado más grande del mundo.

Se espera que Azzam supere los 170 metros de eslora, incluso que llegue a romper la barrera de los 180 metros, cota aún virgen entre los armadores más poderosos del planeta. La clave reside en la popa de la embarcación, que se unirá en breve al casco principal.

Ha sido la semana pasada cuando por fin, el megayate Azzam, tocaba por vez primera el agua a los pies del astillero germano en Bremen. Allí se puede contemplar, además de la impresionante popa, cuatro grandes escapes para las turbinas del motor lo que motiva a pensar que la embarcación se convertirá también en una de las más veloces dentro de su segmento.

Si se cumplen las teorías que nos han dejado ver desde Lürssen, Azzam desbancará al Eclipse, propiedad del millonario ruso Roman Abramovich, con 162 metros de eslora, dos helipuertos, piscina de 16 metros de largo,  cristales blindados, radar antimisiles y un sistema que evita también la toma de imágenes por parte de los paparazzi. La construcción del yate Eclipse superó los 300 millones de euros y fue construida en 2010 en los astilleros Blohm&Voss.

Trackbacks para este artículo

  1. Lujosas casas sobre ruedas | Sibaritalia

Deja un comentario