David Choe, el grafitero con más caché

A veces, el arte nos sorprende donde menos esperamos. En los albores de la ahora red social más importante del mundo, Facebook, el encargado de decorar las oficinas en Palo Alto (California) de la primera sede de dicha organización fue el grafitero David Choe.

Ocurrió en el año 2005. Por aquel entonces, el presidente de la compañía Sean Parker, le encargó el proyecto al artista David Choe por un puñado de miles de euros. Al finalizar el trabajo, que podréis apreciar en las imágenes, el joven Parker modificó ligeramente las condiciones de pago, haciendo que Choe se decidiera entre el dinero en efectivo o la posibilidad de cobrar el encargo mediante acciones de la compañía.Según afirma el artista, estuvo más que tentado de coger el dinero y salir pitando pensando que la otra opción era “ridícula y sin sentido”. Aún así, algo en su interior le llevó a aceptar la irrisoria contraprestación y, a día de hoy, David Choe podría encabeza la lista de artistas del grafiti más afortunados del mundo.

Visto el ascenso meteórico de Facebook y las grandes rentas que conlleva ser accionista de la misma, el señor Choe está preparado para recibir los 200 millones de dólares que valen sus acciones. Desde luego, sus grafitis se han convertido en los mejor pagados de la historia.

Fuente e imágenes: dailymail