Audi se hace con Ducati

Audi, perteneciente al grupo Volkswagen, se hace por fin con la marca italiana de motocicletas Ducati por 860 millones de euros. Ya en su momento el presidente del grupo, Ferdinand Piëch, reconoció el error de no haberse hecho con la compañía italiana en los años 80, cuando ésta estuvo a punto de desaparecer. De esta forma, la reconocida firma de los cuatro aros se sumerge con fuerza en el mundo de las dos ruedas, enfrentándose a competidores de la talla de BMW. 

Investindustrial, principal accionista de Ducati, ya dejó entrever hace semanas su preferencia por Audi. Según el anuncio del acuerdo, el pacto expiraba a mediados de este mes y, con la suma que ha abonado Audi se salda la deuda de la corporación transalpina, que cuenta con un pasivo de menos de 200 millones de euros. Es más que probable que Audi e Investindustrial retengan el mismo precio de compra indicado en el comunicado, el cual será emitido tras la junta anual de accionistas del consorcio Volkswagen que se celebrará en Hamburgo (Alemania). Según las estadísticas de 2011, la firma con sede en Ingolstadt contabilizó un beneficio neto de 4.440 millones de euros durante dicho periodo, lo que supone un fuerte incremento del 68,8%. Está claro que los de Volkswagen saben lo que se hace. 

El objetivo de la familia Bonomi, accionistas mayoritarios de Ducati a través de Investindustrial, más que «buscar liquidez», es integrar la compañía «en un gran grupo industrial» que diese el «apoyo necesario para garantizar su crecimiento». Parece que han conseguido su deseo.