Elegir un buen tinto de Navarra

El secreto de un buen maridaje es la armonía. La combinación de los alimentos con el vino es la búsqueda de la multiplicación del placer de los sentidos, creando sensaciones nuevas complementarias o no, pero que fortalecerán las características del vino, del alimento o de ambos, que es lo ideal. Realmente la selección de cada vino depende de las preferencias de cada persona.

Buscaremos en lo posible aquellos vinos de intensidades altas en la gama de colores berenjenas o granates, aromas de fruta negra y roja con un buen ensamblaje en boca, que resulto sedoso en el paso de boca. A estas alturas debemos preguntarnos, ¿con qué platos son más recomendables los tintos de Navarra? Pues, sinceramente, depende del tipo de vino.Si tenemos un tinto joven, donde la fruta es su característica predominante los platos han de ser más suaves, como embutidos y carnes al horno. Si el vino de nuestra mesa es un crianza, donde la barrica se hace presente, podemos incluir en el menú alimentos más condimentados, asados de cordero… Mientras que si vamos a disfrutar de un reserva o un gran reserva, podemos acompañarlo de un queso curado, unas carilleras o carne de caza.

El buen sumiller debe aconsejar el vino que maride con los platos que piden los clientes, catar el vino para conocer su estado y asegurar una temperatura correcta, elegir la copa ideal, decidir sobre la posible decantación y percibir el mundo del vino desde el punto de vista del consumidor, desarrollando la nariz, el gusto y la vista para ayudar a los clientes en su elección siempre adaptándose a lo que el cliente busca y necesita.

Trackbacks para este artículo

  1. Príncipe de Viana “Edición Limitada” | Sibaritalia

Deja un comentario