Modelar el cuerpo sin bisturí

Una técnica quirúrgica de alta precisión, que utiliza tecnología avanzada, permite esculpir la figura en una sesión de poco más de una hora. Este método evita las incisiones traumáticas, los puntos de sutura y las grandes cicatrices. El proceso, habitualmente se realiza bajo anestesia local y no requiere hospitalización. Por norma general, se puede hacer vida normal al día siguiente de la intervención.

Mediante un escáner corporal de alta precisión que permite visualizar el interior de las zonas que hay que tratar y conocer su estado, se determina la cantidad de grasa que es preciso eliminar de cada zona para obtener un buen resultado. A continuación, un aparato de última generación envía energía directamente a los depósitos de grasa que necesitan tratamiento.

La energía atraviesa la piel, llega al tejido graso y, además de desintegrar parte de los excesos de grasa seleccionados, provoca una contracción de la piel (efecto lifting) capaz de atenuar la flaccidez. Finalmente, sobre las zonas donde se ha extraído la grasa se efectúa un masaje específico con un rodillo motorizado que actúa homogeneizando la superficie de la piel.

Antes de someterse a la intervención es necesario una visita diagnóstica con el fin de descartar contraindicaciones, conocer los pormenores del método, sus alternativas, las posibles molestias y complicaciones y saber lo que se puede conseguir.

La visita diagnóstica cuesta 30 euros y la intervención oscila entre los 2.000 y los 3.000 euros.

Deja un comentario