El Caballo de Turín, Cine de Altura

Llega a los cines una de las obras maestras de la temporada. Se trata de El Caballo de Turín, la película con la que el húngaro Béla Tarr dice que pone punto y final a su carrera en el cine. Si es así, el mejor director del Festival de Cine de Cannes, en el año 2005, coloca una pica en Flandes y se despide con auténtico cine de altura.

Se trata de El Caballo de Turín. Parte de una simple anécdota y acaba convertida en un ensayo estético, visual, denso y demoledor, sólo apto para personas apasionadas por relatos apocalípticos de una crudeza dolorosa.

 

La película llega con el Gran Premio del Jurado y el Premio Internacional de la Crítica de la pasada edición del Festival de Berlín. Además en su palmarés constan las 3 nominaciones a los Premios del Cine Europeo y la nominación a la Mejor Película de Habla no Inglesa de los Satellite Awards.

Arrancamos con una anécdota que dicen que cambió la vida de Friedrich Nietzsche, hasta el punto de que dejó de escribir y el nihilismo se instaló en la insoportable vida del filósofo. Ocurría mientras paseaba por una plaza de Turín. Fue entonces cuando el escritor fue testigo del brutal maltrato de un caballo por parte de su cochero. A partir de ahí la ficción se convierte en la dolorosa obra de arte de Bela Tarr. Auténtico cine.

Imagenes: Paco Poch Cinema

Trackbacks para este artículo

  1. Comienza el Mediterranean Equestrian Tour | Sibaritalia
  2. La estilográfica de Alfred Hitchcok | Sibaritalia

Deja un comentario