Pad analógico Blackfire Controller

Los amantes de las consolas de sobremesa de última generación, en especial la Play Station 3, no podrán dejar de hacerse con uno de los pads analógicos Blackfire Controller de Ardistel ya que se sitúa por encima de la media por la calidad de sus acabados y porque no flojea en nada

Es un mando algo más grande de lo habitual pero extremadamente cómodo ya que llena la mano del todo. El tacto del ‘plástico-gomoso’ es una delicia por agarre y suavidad. Los sticks son demasiado pequeños y se escurren un poco aunque no es demasiado grave al ser cóncavos. La cruceta, también diminuta, pero precisa y de tacto firme.

Los gatillos inferiores poseen un recorrido algo mayor de lo habitual, y sufirmeza es la adecuada. Los frontales poseen un buen tacto aunque, una vez más, son algo pequeños. Por supuesto, son analógicos. Sus dos motores sacuden el mando con intensidad y variedad. Al nivel del Dual Shock 3.

Aunque hay algún extra, no es habitual ver mandos inalámbricos que prescindan de pilas y usen batería de litio como en este caso, y que se recarga con el cable USB incluido. Es compatible con Sixaxis y posee una función de “turbo” asignable a cualquiera de los 8 botones principales.

Los materiales usados en el Blackfire Controller son de primera calidad, mención especial al cuerpo del mando. Lo mismo se puede aplicar a los botones, sticks y cruceta. Una gran alternativa al mando oficial por menos de cuarenta euros.

Trackbacks para este artículo

  1. Volante Speedracer Evolution | Sibaritalia

Deja un comentario