Puros Cohiba.

Disfrutar de un puro es como una ceremonia, aunque sepamos que perjudica la salud.  En tiempos de los indios taínos, de la época precolombina, se utilizaban para curar, los usaba el brujo llamado Behique y cuando por primera vez llegó a Cuba Cristóbal Colón vio que estos indios encendían unas hojas enrolladas que las llamaban “COHIBA”  y celebrando un ritual las fumaban. Fuimos los españoles los que introdujimos el tabaco en Europa. El tabaco es una planta originaria de América del Sur y también en Europa se utilizó con fines medicinales.

El rey Felipe V creó un monopolio real sobre el tabaco cultivado en Cuba.  Gracias al clima, al suelo, al bien hacer de los campesinos, se consigue el tabaco negro y los torcedores hacen que la calidad de los habanos sea la que es. Aunque en otras partes del mundo se haya intentado sembrar el tabaco, nunca se ha llegado a la calidad del cubano por las características antes mencionadas. La temperatura media es de 25º C. y la humedad relativa es del 79%. Muy cerca del trópico de cáncer se encuentra la isla.

Cohiba Behique son los puros habanos más prestigiosos, su producción es muy limitada, con un carácter y sabor excepcional “la selección de la selección”. La combinación de tabacos y su fermentación es su referencia “medalla de oro y premio a la calidad en la feria internacional 2011”  Esta línea es la del precio mas alto de todos los Cohiba lanzados hasta el momento.

Para disfrutar de un habano, después de esta excelente elección, se pasa a cortarlo con una tijera especial o una guillotina con cuidado para no desenrollar la perilla y para que no se afecte el sabor y la forma de consumirse, encenderlo personalmente ya que este ritual es totalmente personal, la mejor forma es con fósforos de madera de cedro, nunca con encendedores de gasolina, ya que lo estropearía con su sabor. Combina perfectamente con un buen ron o  coñac y con el café. Si además se puede acompañar con una agradable compañía se ha conseguido “un gran momento de placer”.

Los habanos para que no pierdan su aroma y quemen con igualdad deben tener una humedad del 65% al 72% y este clima adecuado se consigue almacenándolos en un humidor

Deja un comentario