Un profesor para niños ricos

Leo Abadía Jr. tiene 50 años y es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales. Sin embargo, su habilidad radica en saber enseñar a los hijos de los millonarios a ser hombres de provecho y grandes gerentes empresariales y lo cierto es que su plan educativo no sólo funciona, también le ha servido para el lanzamiento de su primer libro: “Escuela para Millonarios”.

Al parecer el dinero no lo es todo en esta vida… aunque ayuda a contratar planes de formación para familias de altísimos recursos, que necesitan que sus “churumbeles” enfoquen su vida como Dios manda. Se trata de alumnos muy especiales, pertenecientes al PFI, Programa de Formación Individual, que Abadía Jr. dirige y aplica a aquellos hijos de papá que no tienen formación.

El PFI cuenta con 200 alumnos, cuyas edades van desde los 19 a los 50 años. Retoños que han crecido sin la adecuada atención de sus progenitores, quienes sumidos en sus empresas, trabajos y responsabilidades, no han tenido el tiempo necesario para ejercitar a sus hijos.

Ahora esas personas deben afrontar que son los herederos de grandes firmas y que deberán estar a la altura. Sin embargo, según el escritor, la autoestima de sus alumnos está muy dañada y la falta de motivación es enorme. Pero en el PFI se les trata con mimo y cariño.

Para poder entrar en el plan académico, impartido por 70 profesores que trabajan el lado humano y profesional del individuo, sólo se exige calidad humana, dinero y saber leer y escribir.

Las anécdotas de todos sus años de trabajo se encuentran retratadas en “Escuela para Millonarios”, donde se explican anécdotas reales como la del alumno que no iba a clase porque le molestaban las corbatas de su profesor o aquel otro que estaba ocupado en probar un helicóptero nuevo.

Imágenes: Escuela para Millonarios