La falta de lluvia amenaza la temporada de trufas

Septiembre y octubre no han sido suficientemente prolijos en agua y los delicados hongos, que comenzaron a brotar en primavera, han empezado a secarse. La temporada no parece que vaya a ser muy expléndida para los amantes de la trufa, cuya recolección comienza la próxima semana.

Sobre el 15 de noviembre, los recolectores de trufa comienzan la recogida de hongos, un trabajo lento y difícil y que se realiza con la ayuda de perros entrenados, que huelen el aromático hongo que suele crecer a unos 20 centímetros bajo tierra. España recolecta alrededor del 45% de la producción mundial de trufas. Sin embargo, los malos datos pluviométricos del inicio de la temporada otoñal han destrozado el futuro de la cosecha.

Según el colectivo de cultivadores y recolectores de trufas, sólo las plantaciones con regadío (muy minoritarias) salvarán la sequía, ya que la producción puede verse mermada hasta en un 90%, convirtiéndose en la peor cosecha de la historia.

A falta de saber cómo irá la producción en Francia, el otro país líder en cosechar el producto, las previsiones hacen pensar que el precio de este exquisito manjar se disparará por encima de las muy valiosas cifras tradicionales y que resultará difícil hacerse con unas riquísimas trufas para un buen plato gourmet.

Imágenes: Turismo Emilia Romagna y  heatheronhertravels