El Pop Art revitaliza las subastas

Nada más y nada menos que 43,2 millones de dólares, casi 32 millones de euros, es lo que ha pagado un coleccionista por una de las obras pioneras del Pop Art. El lienzo de Roy Lichtenstein, I can see the whole room and there’s nobody in it!, ha conseguido acabar con la mala racha de las subastas neoyorquinas de los últimos tiempos.

La otra gran estrella de la puja ha sido la Silver Liz de Andy Warhol, el famoso retrato que el artista realizó sobre una de sus iconos favoritos, la actriz Elizabeth Taylor. El título del polifacético artista norteamericano ha alcanzado los 16,3 millones de dólares, más de 11 millones de euros.

La jornada ha sido clasificada como un notable éxito y la confirmación de que el arte pop se convierte en el nuevo objeto de deseo de los coleccionistas multimillonarios. La subasta de la sala Christie’s de Nueva York, ha conseguido sumar una serie de éxitos de venta en la misma sesión, con los casi 10 millones de dólares por la puja de Four Campbell’s Soup Cans Images, otra de las obras más emblemáticas de Warhol y de las más famosas del Pop Art;  y los más de 18 millones de dólares alcanzados por White Cloud, del expresionista Mark Rothko.

La temporada de subastas millonarias comenzó la semana pasada en Nueva York. Durante este tiempo, la galería Sotheby’s ha conseguido recaudar casi 230 millones de dólares, mientras que Christie’s ha alcanzado los 140 millones. Ambas casas de subasta han debido el éxito a las colecciones de arte moderno e impresionista.