Queso Casin. Denominación de Origen Protegida.

Este queso es una de los más antiguos del país. Consiguió la denominación de Origen Protegida en el año 2006, es decir que la leche que se utiliza para su realización debe provenir de vacas sanas de las razas “Asturiana de la Montaña” o “Casina”, “Asturiana de los Valles”, “Frisona” y de sus cruces, además de cumplir con una serie de requisitos y características al término de su maduración.

El territorio geográfico, que se quiere proteger mediante la constitución de la Denominación de Origen Protegida “Queso Casín”, está situado en la zona sur de Asturias, concretamente en el centro-oriente, coincidiendo con el Parque Natural de Redes y su área de influencia con los municipios de Caso, Sobrescobio y Piloña.

Abarca las cuencas del Alto Nalón y sus afluentes, y está delimitada por el sur con la provincia de León, al oeste con los municipios de Aller, y Laviana, al este con los de Nava, Ponga y Parres y al norte con los de Villaviciosa y Colunga.

Elaborado artesanalmente, es el queso más proteico de España y uno de los más secos. Como curiosidad tiene una forma de ser amasado peculiar ya que, se hace una sola vez por semana haciendo coincidir la última con luna menguante.

El queso queda graso y esta madurado de semicurado a curado, y elaborado con leche entera y cruda de vaca, de pasta amasada semidura o dura, con una forma cilíndrico-discoidal irregular y con una cara grabada con motivos florales, geométricos, símbolos o nombres del elaborador.

Debe pesar entre 250gramos y el kilo para respetar esos requisitos y características de las que hablamos, su corteza es lisa y tenue, puede decirse que no tiene corteza, ya que, a través de los sucesivos amasados, la maduración es uniforme y simultánea dentro y fuera,  formando una masa compacta y ligada, firme,  ligeramente untuosa y de un color amarillo cremoso oscuro, con tonalidades blanquecinas, sin ojos, desmenuzable al corte y una textura mantecosa al paladar.

Con un aroma fuerte y potente da paso a un sabor, que dependiendo de cuantas veces se amase, será más fuerte, picante y con un sabor acre y rústico aroma de la mantequilla sazonada, frente a sabores más suaves por estar menos trabajado.

Una peculiaridad es que con el ácido de la sidra marina muy bien, os dejo un video para que lo disfrutéis.

Deja un comentario