El peluquero de las celebrities

Se llama Stuart Phillips y tiene en su curriculum el honor de haberle puesto extensiones a Victoria Beckam, cogerle los rulos a Ivana Trump o cortarle el pelo a Jean Claude Van Damme. Es el peluquero jefe de la BAFTA, siglas en inglés de la Academia Británica de las Artes Cinematográficas y la Televisión y posee una exclusiva peluquería en una de las zonas más fashion de Londres.

Quien desee que los dedos del estilista trabajen su melena puede llegar a pagar hasta 23.000€ y el corte más caro que ha realizado llegó a los 8.000€, abonados por una millonaria italiana que quedó encantada con su nueva imagen en tan sólo una hora.

Por supuesto el precio del peluquero no se refiere exclusivamente al tratamiento capilar. Los clientes que deciden contratar este servicio a menudo viajan desde otras partes del mundo. Nueva York, Moscú, Roma, Los Ángeles, Berlín, Tokyo… y la tarifa incluye los pasajes de avión en primerísima clase, traslados en limusina, servicio constante de champán de barril, caviar de beluga, dos noches de alojamiento en el distinguido Covent Garden Hotel (frente al que está la peluquería), todo lo que quiera solicitar al hotel, masajes en la habitación, el trabajo de todo el equipo y la dedicación del peluquero durante 24 horas.

Esculturas de cristal de Swarovski, maderas nobles, finos metales, un perfecto aislamiento y un ambiente muy cuidado forman parte del toque refinado que ofrece su local.